Test de usabilidad: los 6 consejos que nunca leí en los libros

Hace años que en Intuitiva hacemos test de usabilidad y poco a poco (muy poco a poco) hemos aprendiendo algunas cosas que no están en los libros:

1. Buen rollo desde el minuto cero
Crear un clima distendido y agradable es la clave para conseguir que la persona que hace el test se sienta cómoda y le resulte fácil de hablar. Es clave “romper el hielo” desde el momento en que el usuario entra en la sala, invitarle a que comente cualquier cosa (aunque le parezca una tontería) y comentarle que para nosotros es importantísimo su feedback y gracias a sus comentarios mejorará nuestro trabajo.

2. Tu cuerpo también habla
Durante un test de usabilidad es más importante lo que comunicas con tu cuerpo (lenguaje no verbal) que las palabras que salen de tu boca. Te recomiendo que observes tus movimientos y expresiones. El usuario que tienes al lado seguro que los percibe de una forma o de otra y, puedes condicionar sus movimientos y comentarios.

3. Improvisa, si es necesario
Es vital definir bien los escenarios y las tareas (y hacerlo junto con el cliente y de acuerdo a sus objetivos estratégicos), pero durante un test es importante mantener la mente abierta y ser capaz de improvisar nuevos escenarios y tareas si detectas algún aspecto que es necesario testear (a pesar de que no se haya pactado con el cliente).

4. Nunca des nada por sentado
Cada persona es diferente. Hay tantas maneras de interpretar las cosas como personas hay en el mundo. Lo que para ti puede ser obvio, para la persona que está a tu lado no lo es: seguro que tiene una buena razón para actuar y hacer los comentarios que hace por sorprendentes e inverosímiles que te parezcan.
Tu obligación es entender cuál es la lógica que hay detrás de estos comentarios y asumir que cómo aquella persona puede haber miles.

5. Sigue grabando
A menudo, los comentarios más valiosos se producen una vez el test se ha terminado (una vez finalizada la fase de debriefing) y la persona que ha hecho el test cree que ya no se le está grabando. Es entonces cuando ha tenido algunos segundos para reflexionar y realmente se “suelta” y hace las aportaciones más sinceras y reveladoras.

6. Comparte los resultados: quid pro quo
Desgraciadamente esto no pasa muy a menudo, pero en algunas ocasiones he tenido la oportunidad de compartir los resultados del test con las personas que lo han hecho. A veces, ya sea por teléfono o por correo electrónico, he recibido de ellos interesantes aportaciones respecto a las conclusiones obtenidas.